5 formas de controlar la ansiedad

Muchas personas experimentan períodos de ansiedad cuando están bajo estrés o atraviesan cambios importantes, como mudarse de casa o de trabajo. Para la mayoría de nosotros, la ansiedad se manifiesta al preocuparnos por lo que puede suceder o no, sentirnos tensos, irritables y reactivos. Puede hacer que se sienta cansado y tenga dificultades para relajarse y / o dormir mientras lucha para lidiar con las experiencias desafiantes de la vida.

Muchas personas descubren que estos síntomas de ansiedad son transitorios y desaparecen después de unos días o semanas a medida que las preocupaciones disminuyen y la vida vuelve a una relativa normalidad. Aquí se aplica el viejo adagio: «Un problema resuelto es un problema reducido a la mitad».

Sin embargo, para otros estos síntomas de ansiedad no desaparecen después de que haya pasado el evento estresante. Es posible que continúen sintiéndose ansiosos y preocupados, a veces sin que ningún evento específico desencadene los sentimientos.

Si estas preocupaciones, miedos sobre el futuro y síntomas físicos, como frecuencia cardíaca rápida y sudoración, se vuelven lo suficientemente graves como para interferir con su capacidad para afrontar la vida diaria, es posible que esté sufriendo de ansiedad. Independientemente del nivel de ansiedad que pueda sufrir, es posible controlar los síntomas. Aquí hay algunas técnicas que pueden ayudar:

Comprender la naturaleza de la ansiedad.

Todos experimentamos ansiedad; es un estado humano natural y una parte vital de nuestras vidas. La ansiedad nos ayuda a identificar y responder al peligro en el modo de «lucha o huida». También puede motivarnos a enfrentar desafíos difíciles.

Te puede interesar:  Cómo los colores influyen en nuestro estado de ánimo

Sin embargo, hay otro lado de la ansiedad, un lado que, si no se aborda, puede causar una gran angustia emocional e ingobernabilidad. Un trastorno de ansiedad puede conllevar una serie de riesgos para la salud y es importante comprender su naturaleza en términos de gravedad, desencadenantes y comportamiento. La ansiedad se puede manifestar a través de una variedad de comportamientos que incluyen ataques de pánico, fobias y comportamientos obsesivos. La ansiedad en este nivel puede tener un impacto verdaderamente debilitante.

Adquirir conciencia de los factores subyacentes de la ansiedad.

Algunas experiencias de la vida que son estresantes o traumáticas, como las rupturas familiares, el acoso continuo o los conflictos en el hogar, la escuela o el trabajo, el abuso o los eventos traumáticos, como los accidentes automovilísticos, pueden hacer que las personas sean más susceptibles a la ansiedad. Estos factores de estrés adicionales pueden ser más de lo que los mecanismos normales de afrontamiento de una persona pueden manejar cómodamente y pueden dejarla vulnerable a experimentar ansiedad.

Los trastornos de ansiedad, como el pánico, las fobias y las conductas obsesivas, pueden desencadenarse por una serie de estímulos externos o internos específicos. Estos podrían incluir recuerdos traumáticos, objetos específicos, situaciones particulares, ubicaciones físicas o una preocupación general persistente de que suceda algo malo en el futuro.

Si la ansiedad se desencadena hasta el punto de un ataque de pánico, parte del proceso de comprensión de nuestra ansiedad implica sentir curiosidad por nuestra historia de desarrollo y también aprender a regular nuestro estado físico.

Establezca límites saludables para comunicarse y desarrollar relaciones.

Te puede interesar:  Cómo se siente vivir con un trastorno límite de la personalidad

Las vidas de las personas con las formas más graves de ansiedad pueden verse completamente dominadas por su condición y, a menudo, su ansiedad puede afectar su capacidad para mantener relaciones personales saludables. Las personas con ansiedad pueden comenzar a retraerse, pueden dejar de asistir a funciones sociales, pueden volverse ágiles, irritables e irracionales, o pueden preocuparse innecesariamente de que suceda algo negativo.

El primer paso es empezar a identificar nuestra «realidad», en particular algunos de nuestros pensamientos y sentimientos. Esto puede ser muy difícil cuando la ansiedad ha estado presente por un tiempo, ya que generalmente nos sentimos abrumados por nuestras emociones. Identificarlos puede resultar difícil. Sin embargo, poder compartir en nuestra relación que estamos lidiando con la ansiedad y tener un aliado en quien confíes puede ser de gran ayuda.

Aprenda técnicas de relajación para calmar su sistema nervioso estresado

La ansiedad y la depresión se encuentran entre las afecciones más comunes citadas por quienes buscan tratamiento con terapias complementarias y alternativas, como ejercicio, meditación, tai chi, qigong y yoga. Varios estudios han demostrado una eficacia terapéutica superior a los controles sin actividad y comparable con los tratamientos establecidos para la depresión y la ansiedad.

Utilice la tolerancia a la angustia y las habilidades de atención plena.

Mindfulness se centra en cambiar la relación entre la persona ansiosa y sus pensamientos, en lugar de cambiar los pensamientos en sí. Nos convertimos en testigos de nuestro proceso, tomamos conciencia.

Te puede interesar:  ¿Funciona realmente la aromaterapia?

La meditación puede ayudar a las personas a salir del «modo piloto automático» que conduce a formas negativas de pensar y responder. Carl Jung afirmó que a menos que hagamos «lo inconsciente, consciente, dirigirá nuestra vida, y lo llamamos destino». Con la ayuda de la terapia, podemos interrumpir esta inconsciencia, volviéndonos realmente conscientes de la forma en que nuestro entorno desencadena nuestra fisiología, pensamientos y estados emocionales que luego desencadena.

La ansiedad puede ser una condición debilitante y puede afectar muchas facetas de su vida. Ya sea que se deba a situaciones estresantes o que tenga una predisposición genética a la ansiedad, los efectos de la ansiedad se pueden controlar. El primer paso para reconocer que puede haber un problema suele ser la oscuridad antes del amanecer.

Por Steve Stokes, gerente de programas de South Pacific Private, el centro de tratamiento de adicciones y salud mental líder en Australia que ofrece programas para pacientes hospitalizados y diurnos para tratar trastornos de ansiedad, trastornos del estado de ánimo, trastorno de estrés postraumático, adicciones conductuales, adicción al alcohol y abuso de sustancias.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Scroll Up