5 Beneficios de la manzana y sus propiedades para la salud

Las manzanas, una de las frutas más fáciles de conseguir y que más suelen poblar nuestras cocinas. Se tratan de un alimento, que gracias a sus beneficios, ayudarán a mejorar nuestras defensas corporales.

En base a Matthew Davis, de la Facultad de Enfermería de la Universidad de Michigan, comer manzanas hace menos propensos a fumar. Consumir esta fruta puede ser una señal de un modo de vida más saludable, y fijarnos a llevar una dieta más equilibrada. Esto se debe a que la manzana es una buena fuente de vitamina C, fibra soluble y flavonoides.

Uno de los beneficios interesantes y prácticos de la manzana, es que encajan perfectamente en el desayuno, como snack a media mañana, para provocar un pico de insulina a consecuencia de que se tratan de un alimento rico en fructosa. Perfecto para tomar después de entrenar, junto con proteína para mejorar nuestra recuperación muscular.

Protege tu corazón

Múltiples estudios muestran que las manzanas son buenas para tu corazón, de múltiples maneras. Se ha demostrado que su alto contenido en fibra ayuda a mejorar los niveles de colesterol (reduciendo el colesterol malo LDL y aumentando el bueno HDL), según investigadores de la Universidad Estatal de Florida. Una revisión de los datos de tres estudios importantes también encontró que las personas que comían frutas enteras, incluyendo manzanas, eran menos propensas a desarrollar presión arterial alta.

Te puede interesar:  ¿El alcohol mata neuronas?

 

Y el Estudio de Salud de la Mujer mostró que las mujeres que comieron manzanas durante el período de siete años del estudio tenían hasta un 22 por ciento menos de riesgo de enfermedad cardiaca. Finalmente, un estudio holandés encontró que comer manzanas y peras estaba asociado con un 52 por ciento menos de riesgo de sufrir un derrame cerebral, gracias a su alto contenido de fibra y a un flavonoide llamado quercetina.

 

Aumenta la salud del cerebro

Un grupo de cuatro grandes estudios presentados en la Conferencia Internacional de la Asociación de Alzheimer en 2017 se suma a las pruebas de que el consumo de una dieta basada en plantas puede ayudar a prevenir la demencia. En uno de los estudios, investigadores suecos que hicieron un seguimiento de 2.000 personas durante seis años encontraron que quienes siguieron una dieta llamada Patrón Alimenticio Prudente Nórdico (NPDP, por sus siglas en inglés) tenían una mejor función cognitiva que las personas que comían más alimentos grasos y procesados. Entre otras cosas, el NPDP exige comer muchas verduras sin raíz, además de peras, melocotones y, como ya se ha adivinado, manzanas.

 

En otro de los estudios, los adultos mayores sanos que siguieron la dieta mediterránea o la dieta MIND -ambas de las cuales se estresan comiendo frutas y verduras frescas- redujeron su riesgo de demencia entre 30 y 35 por ciento. Cuanto más tiempo seguían la dieta, mejor era su función cognitiva. Los expertos señalan que se necesita más investigación, pero los resultados parecen prometedores.

Te puede interesar:  Psicología educativa: Conoce los 6 trastornos de aprendizaje más comunes en niños

 

Ayuda a perder peso

Una manzana mediana puede ayudar a llenarte por menos de 100 calorías, así que no es sorprendente que las manzanas puedan ayudar a perder peso. Resulta que lo que cuenta es la forma de manzana que comes. En un estudio, las personas que comieron rodajas de manzana antes de una comida se sintieron más llenas y más satisfechas que las personas que comieron puré de manzana, jugo de manzana o no comieron ninguna manzana. El mismo estudio también encontró que comenzar una comida con rodajas de manzana ayudó a las personas a comer un promedio de 200 calorías menos en comparación con aquellos que se saltearon las rodajas de manzana.

 

El tipo de manzana que se come también puede marcar la diferencia. Un intrigante estudio en animales publicado en Food Chemistry sugiere que las manzanas Granny Smith tienen menos carbohidratos y más compuestos no digeribles -incluyendo fibra para sentirse- en comparación con las manzanas McIntosh, Golden Delicious y otras variedades comunes. Los compuestos también ayudan a alimentar a las bacterias intestinales saludables, reduciendo potencialmente el riesgo de algunos problemas relacionados con la obesidad.

 

Reduce el riesgo de diabetes tipo 2

Los números hablan por sí mismos. En un estudio de más de 38.000 mujeres sanas, aquellas que comían una o más manzanas al día tenían un riesgo 28 por ciento menor de diabetes tipo 2 que las que no comían manzanas. Y en una revisión de datos de más de 187,000 personas que participaron en tres estudios a largo plazo, los investigadores de Harvard encontraron que las personas que comían al menos dos porciones a la semana de arándanos, uvas y manzanas disminuyeron su riesgo de diabetes en un 23 por ciento, en comparación con las personas que comían una porción o menos al mes. Los expertos dicen que la fibra de la fruta ayuda a estabilizar el azúcar en la sangre. Los flavonoides, un tipo de antioxidante, también juegan un papel importante.

Te puede interesar:  ¿Resfriada durante el embarazo? Consejos para aliviar los síntomas

 

Lucha contra el cáncer

Las manzanas ocupan el segundo lugar, después de las bayas, en cuanto a antioxidantes, lo que las convierte en superhéroes en la lucha contra el cáncer. De hecho, un análisis de varios estudios italianos encontró que comer una o más porciones de manzanas al día ayudó a reducir el riesgo de cáncer colorrectal más que comer cualquier otra fruta. Otros estudios en humanos han encontrado que comer manzanas puede ser útil para prevenir el cáncer de pulmón y próstata. Sin embargo, no tire la cáscara, que es donde se encuentran la mayoría de los antioxidantes que combaten el cáncer.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Scroll Up