¿Deberían las parejas permanecer juntas por el bien de los niños?

Las parejas permanecen juntas por muchas razones, pero si solo aguantan por el bien de los niños, ambos deben reconsiderar lo que están haciendo. Sé de primera mano lo difícil que puede ser esa decisión porque entran en juego muchos otros factores. Puede preocuparse si se las arreglará emocional, física o económicamente y si tiene lo que se necesita para ser padre soltero. Es una elección realmente difícil, especialmente cuando tienes hijos.

También puede preguntarse si vale la pena salvar la relación. Si ese es el caso, entonces una breve separación puede ser todo lo que se necesita. Te sorprendería lo milagroso que puede ser un poco de tiempo separados para relaciones muy estresadas. ¿Esto afectará a los niños? Absolutamente, sin embargo, si trabajan juntos, es posible que ese breve tiempo de separación realmente salve a su familia.

Luego hay otras parejas que lo han intentado todo para permanecer juntas. Sin embargo, saben en el fondo de su corazón que su relación realmente ha terminado. Esto es cuando las personas permanecen juntas específicamente por el bien de los niños, y aunque es honorable, en realidad pueden estar haciendo más daño que bien.

Te puede interesar:  ¿Es este controvertido acto sexual también el más incomprendido?

Por un lado, deben considerar el modelo a seguir. Al permanecer juntos en una relación sin amor o infeliz, los padres enseñan a sus hijos a hacer lo mismo. Por lo tanto, es muy probable que sus hijos también soporten relaciones infelices o malas cuando sean adultos. En cambio, es mucho más efectivo enseñarles que la separación está bien y que algunas familias funcionan mejor de esa manera.

Otro aspecto positivo, que tiene lugar después de una separación, es que las personas felices experimentan un crecimiento emocional mucho mayor. Los padres se darán cuenta de que comienzan a sobresalir en sus vidas, ya sea en la educación superior, el trabajo o incluso pasando a tener una relación mucho más feliz. Esto también anima a los hijos de la separación a seguir adelante.

La salud y el bienestar también pueden mejorar debido a un menor estrés en el hogar. Independientemente de si una pareja discute o no, el silencio frío es igual de dañino. En estos casos la tensión es fuerte y los niños no son tontos. Saben que algo no está bien. Depende de los padres corregir su entorno y para algunos esto significa que una división es esencial.

Te puede interesar:  7 Trucos que los hombres usan para ser infieles y que nunca los descubras

El resentimiento es otro factor a considerar. Las personas que experimentan esto pueden comenzar a sentir resentimiento hacia su pareja o incluso hacia sus hijos. Esto ocurre cuando se sienten atrapados en su situación. Sin embargo, no están atrapados y, en la mayoría de los casos, su elección es soportar una relación infeliz. Los niños ciertamente no son responsables de su miseria y tampoco lo es su pareja. Esto es a pesar de las razones por las que una relación se vuelve amarga.

Entonces, para terminar, la separación es una decisión muy importante, pero los padres descontentos deben considerar todas sus opciones. Es posible que reconozcan que, si bien habrá aspectos negativos, la separación puede ser una mejor opción para todos. La clave para recordar es que los niños son resistentes y se adaptan a nuevas situaciones, por lo que a menudo son los padres los que encontrarán más difícil la separación.

Imagen vía launion.com.mx

Publicaciones relacionadas

Paperblog

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Scroll Up