Ese cuerpo que nos presenta y representa

El cuerpo es la frontera entre los demás y nosotros mismos. Lo cuidamos, aseamos y adornamos, porque nos presenta y representa. Pero no todos se satisfacen con un adorno o un poco de ejercicio y, en algunos casos, la búsqueda de la belleza nos conduce a la enfermedad, incluso, a la muerte.

 

Se estima que más de dos millones de jóvenes entre mujeres y varones, sufren algún trastorno de la alimentación, anorexia, bulimia u otros. La delgadez es una de las obsesiones de miles de jóvenes que pretende imitar a quienes llenan el papel de las revistas. Esa imitación, precisamente, ha sido objeto de estudios psicólogicos, considerándose que los medios de comunicación influyen bastante en estas conductas desordenadas con respecto a la alimentación.

 

Cada vez más mujeres, y ahora también hombres, se declaran insatisfechos con su cuerpo o su imagen física. Algunas estadísticas elevan esta cifra de insatisfacción hasta el 20% de la población en riesgo de padecer trastornos alimenticios. Y es que en el modelo de éxito que se ofrece, la belleza resulta fundamental.

 

Los medios de comunicación coadyuvan a que la imagen que se transmite sea la de perfección y belleza mostrando mujeres irreales tanto por sus medidas como por sus posturas imposibles. El perfeccionamiento a veces llega tan lejos que como en el caso de la compañía francesa de cosmética, L’Oreal, ha tenido que retirar los anuncios protagonizados por Julia Roberts por engaño al público. Debemos criticar directamente el absurdo y la artificialidad del mundo del glamour y de la moda que nos venden las revistas, en particular la imagen distorsionada que difunden de las mujeres a través de modelos que no representan a las mujeres reales y que ignoran a todos aquellos que no están dentro de sus parámetros restringidos. En varios anuncios aparecen estos modelos irreales de mujeres.

Te puede interesar:  4 pasos para aumentar tu autoestima

 

Los medios de comunicación tienen participación en las conductas alimentarias desordenadas, afectando en una escala de 1 a 100 en un 30%. Estudio que se suma a los que ya se han realizado con mujeres de entre 18 y 23 años que también corroboran la misma hipótesis. La imagen de perfección no sólo se asimila a la delgadez sino a la juventud infantil.

 

En 2007 la Pasarela Cibeles rechazó a un 30% de las modelos que había desfilado con anterioridad por no ajustarse a los parámetros que los nutricionistas marcamos como imagen saludable: no menor a un 18 de indice de masa corporal (mayor a 18 kg por metro cuadrado de superficie corporal), es decir, unos 56 kilos para una estatura de 1,75. Un oasis en un mundo en el que siguen dominando modelos excesivamente delgadas y en el que parece que sólo ellas triunfan.

 

Y aunque hoy en día la anorexia es un trastorno alimentario considerado más propio de las mujeres, especialmente por la preocupación por su figura y el deseo de ser delgadas como las modelos, en los últimos años ha aumentado considerablemente el número de hombres que sufren el mismo trastorno, ya que de los pacientes que padecen trastornos alimenticios, y uno de cada cinco es hombre situación que viene en aumento durante la última década.

Te puede interesar:  ¿Cómo se fabrica la felicidad o infelicidad en el ser humano?

 

En el caso de los hombres es mucho más complicado diagnosticar la enfermedad, puesto que ellos suelen ocultar el hecho de que comen poco, calculan las calorías y vigilan su peso. Sin embargo, en encuestas anónimas los hombres confiesan que sueñan con parecerse a los modelos y para lograrlo pueden renegar de la comida y pasar cada minuto libre en el gimnasio.

 

Tanto la bulimia como la anorexia  se caracterizan no solo por el miedo del sobrepeso, sino por problemas psicológicos como, por ejemplo, un fuerte sentimiento de culpa después de comer un pedacito de torta. La gente que sufre estas graves enfermedades tratan de provocarse artificialmente el vómito, abusan de laxantes y a menudo hace excesivo ejercicio físico. Ambos trastornos pueden llevar a problemas graves de salud e incluso recurrir a tratamiento psiquiátrico.

 

Mientras la obsesión masculina por el cuerpo delgado se está haciendo más popular por todo el mundo, la mayoría de los científicos señala una tendencia alarmante: en el siglo XXI solo se elevarán los casos de trastornos alimenticios entre los hombres.

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Scroll Up