Los secretos detrás de un matrimonio exitoso

Llevas soñando con tu «felices para siempre» desde que veías Cenicienta de pequeña, pero a pesar de tu matrimonio, siempre parece estar fuera de tu alcance. Desde el sexo hasta los dramas domésticos, parece que siempre hay algo que se interpone en el camino hacia el éxito de tu matrimonio.

Por eso hemos hablado con una pareja feliz, que ha logrado esquivar a los villanos de su historia durante décadas, demostrando que los cuentos de hadas en la vida real son realmente posibles.

Karen y Rick llevan 30 años casados y han tenido su buena ración de dramas matrimoniales, pero esta pareja de Melbourne ha encontrado el equilibrio perfecto para que ambos sigan siendo felices y estén tan enamorados como cuando dijeron sus votos por primera vez.

Todas las parejas se pelean y eso está bien

Todas las relaciones tienen alguna tensión, ya sea que tu marido sea demasiado vago para lavar los platos o que haya derrochado en un coche caro cuando se supone que estás ahorrando para tus vacaciones soñadas, las peleas son inevitables.

Te puede interesar:  4 trucos para tener el sexo más caliente de tu vida

El dicho «te peleas como un matrimonio» tenía que venir de algún sitio, ¿no? Nos peleamos todo el tiempo, probablemente más de lo que me gustaría admitir, pero siempre nos besamos y nos reconciliamos. Las peleas también suelen servir para aliviar la tensión acumulada», dice Karen.

No pelearse os convertirá inevitablemente en una bomba de relojería; tenéis que ser capaces de poner vuestros problemas sobre la mesa para poder resolverlos, de lo contrario acabaréis explotando.

El compromiso es la clave

El arte de llegar a un acuerdo es esencial para el éxito de cualquier matrimonio, ya que sin él es probable que todas las decisiones sean unilaterales, o que uno de los dos sea siempre infeliz.

«Él quiere ir a Las Vegas y yo quiero ir a Nueva York, así que nos comprometemos y vamos a Nueva Orleans. Hemos tenido ocasiones en las que uno de los dos se ha salido con la suya y el otro ha tenido que sufrir, pero eso nos quita la diversión a los dos. Si fuéramos a Nueva York y él no quisiera ir, yo no disfrutaría porque él no disfrutaría».

Te puede interesar:  19 formas de canalizar tu frustración sexual

Hable con él

Todos los matrimonios se basan en la comunicación; una pareja sana habla las cosas y toma decisiones conjuntas. Si eres infeliz o algo te molesta, tienes que hablarlo. Del mismo modo, nunca está de más preguntarle cómo ha sido su día o que te pregunten cómo ha sido el tuyo.

«Le gusta fingir que no me escucha, pero sé que lo hace. Sabe cómo me muevo por él y yo por él».

Una buena comunicación puede ayudar a evitar discusiones sin sentido y demostrar lo mucho que os importa el uno al otro.

Tener intereses comunes

Sea lo que sea que te guste hacer, compártelo con él e interésate también por sus aficiones. Habéis tomado la decisión de embarcaros en una vida juntos, sí, tenéis que hacer vuestras cosas a veces, pero siempre tenéis que ser capaces de disfrutar de la compañía del otro y dejaros llevar.

«Rick y yo cocinamos juntos. Rick no solía ser capaz, pero he empezado a enseñarle. El fin de semana experimentamos con nuevas recetas, luego nos sentamos a comer y disfrutamos de una copa de vino… ¡o dos!»

Te puede interesar:  Celos, el eterno desencadenante de los problemas en cualquier relación

Se supone que tu marido es uno de tus mejores amigos, tenéis que aprovechar al máximo la compañía del otro y buscar constantemente nuevas formas de divertiros. Una relación rancia puede secarse muy rápidamente. Buscar constantemente nuevas formas de pasar tiempo juntos es una forma segura de garantizar que ninguno de los dos se aburra.

Mantener tu matrimonio vivo y en marcha es mucho más fácil de lo que crees.

Imagen vía www.bodyandsoul.com.au

Publicaciones relacionadas

Paperblog

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Scroll Up